606.840.893     info@chinoastur.es

Clases de chino en Asturias

¿Cuál es la situación de la enseñanza de idiomas en China?

China es un país superpoblado y de grandes contrastes. Estos dos hechos son palpables también cuando hablamos de educación en general. No es raro encontrar gente sin alfabetizar especialmente en las regiones más remotas, clases más desfavorecidas o en los más mayores. Como tampoco ahora es raro encontrar jóvenes que hablan varios idiomas con estancias en el extranjero y grados y másteres a tutiplén. Los datos del instituto de estadística de la UNESCO sobre matriculación universitaria son de un incremento del 3% al 30% del total de la población de 1991 a 2011.

En cuanto a la enseñanza de lenguas extranjeras, el idioma más importante en China es el inglés. La razón es que sus exámenes de acceso a la universidad (高考 Gaokao) incluyen una dura prueba en la lengua de Shakespeare. Después del inglés las lenguas más populares son el coreano, el japonés, el español, francés, ruso o árabe.

Mayormente la población china habla un inglés bastante pobre, si bien pueden entender textos escritos y dominan ciertas reglas gramaticales les es difícil accionar los conocimientos aprendidos por falta de práctica. La enseñanza en la escuela primaria y secundaria todavía sigue un planteamiento más cercano al antiguo método de gramática-traducción pero siendo conscientes de la escasa competencia de los alumnos están intentando realizar algunos cambios. El profesorado en ocasiones también peca de una formación escasa en la enseñanza de lenguas. Aquí me gustaría añadir que aunque en Europa comenzamos a utilizar métodos comunicativos basados en el MCER nuestros niveles en lengua extranjera inglés todavía dejan mucho que desear. Hablo de España, Italia o Francia.

Los extranjeros que visitan China juegan un papel clave en esta situación. Siendo conscientes de la gran demanda que existe desde los jardines de infancia hasta las universidades pasando por las clases privadas muchos extranjeros deciden probar suerte en el mundo de la enseñanza. Con esto queremos decir que hay muchas personas enseñando sin poseer titulaciones apropiadas, de hecho, sin poseer los permisos legales para trabajar. En muchos casos las titulaciones se olvidan y se priman la belleza y el salero. El modelo ideal es una persona de raza blanca de un país angloparlante. Inglés nativo primero, título después.

Esto suscita varias cuestiones. Entre ellas, ¿puede una persona sin cualificación en el campo de la enseñanza ser un buen profesor? En mi experiencia la respuesta es: a veces sí. Hay gente que con mucho amor prepara su trabajo y aprende sobre el oficio. Como hay gente que entretiene más que enseña. El mayor problema para los estudiantes es que muchos de sus profesores abandonan el puesto tras un corto periodo de tiempo; lo cual es nefasto especialmente en los años de enseñanza básica. Es que muchos extranjeros vienen a China no atraídos por el dinero si no por la experiencia cultural que puede ser considerada exótica y se toman unas “vacaciones de trabajito”.

Para poder trabajar en China legalmente la oficina de inmigración requiere un grado universitario y una experiencia de dos años. Con estos documentos se obtiene un Certificado de Experto y con éste se solicita una visa de trabajo y con ésta un permiso de residencia. Muchos extranjeros no cumplen con estas condiciones y trabajan sin permisos porque normalmente “no pasa nada”.

Los trabajos en la enseñanza de idiomas en China varían descomunalmente en sus condiciones. Horas de trabajo, remuneración, vacaciones o cláusulas de rescisión de contrato (si es que lo hay) son bien diferentes. Los extranjeros son empleados normalmente como profesores de inglés oral. En la enseñanza primaria y secundaria el curriculum es muy poco flexible y los materiales han de seguirse a raja tabla. En la universidad existe mucha libertad y algunos profesores son aconsejados comentar artículos de periódicos o hablar sobre la cultura de su país. De hecho, pueden enseñar aquello que les venga en gana mientras los estudiantes no se quejen activamente. Para obtener continuidad en los contratos las valoraciones favorables de los estudiantes son conditio sine qua non.

En las clases privadas puede ocurrir cualquier cosa. Por ejemplo, existe un método para aprender inglés gritando muy famoso en China. Se llama 李阳Li Yang Crazy English. Mezclan música melodramática con dichos y saberes de ideología confuciana traducidos al inglés y los gritan todos juntos como método para potenciar la autoestima. Este método funciona porque los chinos reconocen que no poseen muchas habilidades sociales para comunicarse.

Las oportunidades para extranjeros dentro de la enseñanza en este momento se están viendo paulatinamente reducidas por los graduados chinos altamente cualificados que regresan del extranjero海归 haigui. Estos trabajadores son más económicos para las escuelas siendo sus salarios inferiores a los de los extranjeros; lo cual a su vez crea insatisfacción.

En definitiva, China avanza en su aprendizaje y maestría de las lenguas extranjeras con cada vez mejores programas universitarios y cada vez mejor reforzados departamentos. A lo largo y ancho de la extensa geografía china todavía se pueden encontrar buenas oportunidades laborales para profesores extranjeros con entusiasmo por la educación. ¿A qué esperamos?